Los de Bauza se imponen 1 a 0 en el Monumental en un partido muy trabado y con sabor a final. La Roja, de momento, fuera de Rusia 2018

La primavera aún no se nota en el hemisferio norte donde compiten la mayoría de los jugadores de las eliminatorias sudamericanas. En el otoño austral, Argentina volvió al calor del Monumental tras nueve meses, el emblemático estadio porteño del equipo, que reclamaba más apoyo de la afición. Con el empuje de su gente, un Messi intermitente pero comprometido y decisivo y una solidez defensiva agigantada por una selección chilena paralizada en ataque, venció 1 a 0 y se acomodó en la clasificación de las eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia 2018. Chile, de momente, está fuera de Rusia.

Desde el vestuario, Chile salió mejor acomodado. Al menos eso dictaba la pizarra. Se reflejó en el campo, aunque los de Pizzi no tuvieron peso en el área albiceleste. Bauza dispuso en Argentina un once casi sin centrocampistas. Biglia y Mascherano, por momentos superpuestos, no encontraban el balón y cuando lo hacían, la circulación era lenta. Los cuatro atacantes, (Di María, Agüero, Messi e Higuaín) fijados en su posición, no aportaban variantes, pero colaboraban en una presión alta que ahogó a la Roja, carente de sorpresas sin su figura Arturo Vidal.

La primera aproximación de Argentina, que tuvo demasiados problemas para sacar el balón limpio, y que no logró elaborar para nutrir a las cuatro estrellas de su ataque, la fabricó, toda, Messi. Recuperó en modo Mascherano y soltó en largo para Di María, a la espalda de Fuenzalida y donde Isla no llegaba a cubrir. Respondió bien Bravo cuando el extremo del PSG intentaba colársela por encima. Iban 14 minutos y era, hasta entonces, la única situación clara del encuentro. Antes, a los ocho, el árbitro le había anulado un gol a Chile por fuera de juego. Fuenzalida estaba adelantado.

Así está la clasíficación de las eliminatorias sudamericanas

  1. Brasil – 30 puntos
  2. Uruguay – 23
  3. Argentina – 22
  4. Colombia – 21
  5. Ecuador (en repesca) – 20
  6. Chile – 20
  7. Paraguay – 18
  8. Perú – 15
  9. Bolivia – 7
  10. Venezuela – 10

 

A los 18 minutos fue Mascherano el que buscó a Di María, que esta vez se dejó caer en el área cuando sintió que Fuenzalida, desesperado por seguirlo, se había enganchado a su pierna derecha. El árbitro pitó penalti. Messi lo cambió por gol y ahuyentó los fantasmas del último que había errado en la Copa Centenario en la definición que proclamó a los chilenos campeones. Al final de la primera etapa Otamendi pudo haber aumentado la diferencia, pero falló un gol increíble debajo del larguero tras un rebote.

A partir de ahí fue todo de Alexis Sánchez. Argentina continuaba muy larga, sin ideas, pero intensa. El delantero del Arsenal fue el motor de Chile y tuvo un gran duelo con Mercado, a quien por momentos desorientó. El lateral del Sevilla terminó desgarrado y fue reemplazado por Facundo Roncaglia. En la segunda parte reventó el larguero con un tiro libre y generó una falta en el borde del área que todos los chilenos reclamaron como penalti.

Argentina, partida, desapareció en la segunda mitad. Bauza intentó apoderarse del balón y reemplazó a Agüero, por Banega. El delantero del City tuvo un partido flojo, pero colaboró en la presión que, en la primera parte diluyó al equipo de Pizzi. El del Inter nunca encontró su lugar en el terreno de juego. El partido, trabado, morboso, con sabor a final, tampoco colaboraba para poner el balón bajo la suela. Ni Messi lo conseguía.

Ningún elemento del equipo argentino favorecía a la fluidez en su juego. Chile siguió buscando con un Alexis enorme, pero se topó con los centrales argentinos. Creció el desempeño de Otamendi, sólido ante los delanteros chilenos y ganador del breve duelo que tuvo con Castillo, el nueve rojo que ingresó a 20 del final. El mal estado del campo, blando tras una intensa lluvia que azotó a Buenos Aires antes del encuentro, no ayudó a quien tenía que empatar. Argentina terminó acorralada, pero no sufrió lo que debería haber sufrido.

El resultado apaciguó a un Monumental de vez en cuando impaciente y colocó a Argentina en la tercera posición a un punto de Uruguay, que cayó ante Brasil, en Montevideo por 1-4. Mientras Chile que mantiene una idea de juego se aleja de la zona de clasificación, Argentina y sus jugadores, por momentos desorientados y confundidos con la idea de Bauza, se acercan cada vez más a Rusia.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s